Cómo entrenar a mi Caniche

Cómo entrenar a mi Caniche

El adiestramiento canino es la clave para la seguridad de tu Caniche y la mejor forma de cuidar su salud mental.

Si lo que estás buscando es enseñarle que haga sus necesidades en el lugar correcto, para que disfrutéis de los paseos juntos y para que sepa comportarse y socializar con otras personas y animales, el entrenamiento de tu peludo va a ser esencial para hacer la convivencia fácil y podáis disfrutar de su compañía.

El Caniche es la segunda raza de perro más inteligente, así que vamos a aprovechar esos maravillosos genes de inteligencia y obediencia para sacar el mayor provecho de este miembro de la familia.

Si sientes que tu perro necesita reconducir algún tipo de conducta, siempre puedes contar con algún profesional que trabaje vuestro caso, además ya podemos encontrar adiestramiento canino online, sin necesidad de acudir personalmente, te ayudarán a educar a tu caniche sin salir de casa.

Características de un caniche bien entrenado

Algunos de los comportamientos que puede tener un caniche bien entrenado:

  • No abalanzarse sobre las personas, especialmente los invitados.
  • Come su pienso y no molesta ni nos pide comida mientras comemos en la mesa.
  • Obedece cuando le llamamos.
  • Hace sus necesidades cuando y dónde se le indica.
  • No tira de su correa en el paseo y podemos disfrutar de un agradable momento juntos.

Tips para adiestrar a tu caniche

El adiestramiento empieza con la madre…

A partir de las 6 semanas de edad, los cachorros empiezan a tener unos dientes afilados que hacen daño a la madre mientras se alimentan.

En este momento empieza a trabajarse la obediencia de los cachorros, será la madre la que gruña a aquellos cachorros que le hacen daño para que pare.

No utilices la violencia

Es necesario que, a la hora de pensar en cómo entrenar a nuestro amigo peludo, descartemos la violencia en su proceso de enseñanza, ya que puede producirle ansiedad , miedo y rechazo hacia esa persona.

Debemos establecer un vínculo positivo entre el perro y nosotros y lograr que la obediencia no responda al miedo sino al cariño. Eso sí, no quiere decir , que no recurramos al castigo durante el proceso de educación.

Trabaja la socialización

Puedes fomentar esta socialización llevando a tu perrito desde los primeros paseos a los parques de perros para que puedan aprender a vincularse correctamente con otros cachorros y personas.

También puede ayudar para que adquieran mayor confianza y a obedecer en situaciones de mucha distracción.

Normas claras

Una de los puntos claves para educar a tu perro es establecer reglas claras desde el inicio y desde que el perro es pequeño.

Una forma de hacerlo, es aclarar junto a toda la familia las reglas básicas que le vais a imponer a vuestro perro y nunca debéis contradecirlas, porque si lo hacéis, el cachorro se confundirá acerca de lo que debe hacer o no.

Y…¡Llegan las recompensas!

Algunas de las pequeñas recompensas que le puedes ofrecer a tu perro son: juguetes, golosinas de perros, huesos, pelotas…

Intenta siempre que sea una recompensa con la que no se entusiasme demasiado o se desconcentrará del entrenamiento.

La educación del caniche

La educación del caniche

Motivos para educar al caniche

Algunas personas piensan que educar a su perro es cortarle libertad, pero personalmente no estoy nada de acuerdo con esto, educar a tu perro es una forma de mejorar vuestra comunicación y a la vez haceros más feliz a ambos en vuestra convivencia, al final vuestro peludo es un miembro más de la familia y hay ciertos límites que no se pueden cruzar.

Por ejemplo, evitaréis que salte encima de cada familiar o amigo que venga a visitaros, ladre o les mordisquee, hay personas que sienten cierto respeto ante estas reacciones.

También evitaréis poner en peligro la vida de vuestra mascota, ya que educar a vuestro caniche implica enseñarles a no meterse debajo de los coches, a que crucen la calle y a que estén cerca vuestra cuando queráis quitarle la correa.

Educar a vuestro caniche les hará un perro más equilibrado y feliz. Disfrutaréis más de su compañía.

La comunicación entre perro y hombre

El hombre estable sus relaciones con el perro mediante la comunicación visual, táctil y auditiva. Cada cual posee su propio lenguaje y de lo que se trata es de adaptarse el uno al otro.

Es importante hablarle a tu caniche, la entonación va a ser más importante que el contenido, todos los elementos no verbales (gestos, postura, movimientos, diámetro de pupilas) marcarán la diferencia.

El perro también es muy sensible a los mensajes químicos (feromonas) que desprendemos.

La orden se compone de un sonido y también un de refuerzo que sugiere el movimiento que el animal debe realizar.

De este modo las órdenes pueden emitirse a distancia, el perro debe asociar la orden y la respuesta que debe dar con una recompensa.

Las órdenes deben ser cortas, las vocales deben ser diferentes para no dar lugar a confusión, por ejemplo: sit y ven no daría lugar a confusión (son cortas y con vocales diferentes).

Una vez fijadas, toda la familia debe utilizar las mismas para no confundir a nuestro amiguito.

Otro punto importante es evitar las contraórdenes, la educación de nuestro caniche debe ser coherente, un miembro de la familia no puede permitirle una acción que otro miembro prohíbe, es importante tener una charla familiar para dejar los puntos claros…¡O volveremos loco a nuestro caniche!

MUY IMPORTANTE, ¡La educación no es una dictadura!

La educación no trata de obtener una obediencia servil o convertir a nuestro caniche en un robot, simplemente es un modo de comunicarnos con él, de establecer una superioridad jerárquica. Cuando tu caniche conoce los límites que no puede traspasar, su posición en la jerarquía le proporciona cierta seguridad.

Tipos de recompensa

Por lo general, la recompensa suele ser verbal, nuestra voz y entonación así como nuestra postura debe enviarle un mensaje positivo a nuestro caniche.

Mediante una caricia se convierte en un mensaje táctil. Según la parte del cuerpo que acariciemos la recompensa tendrá más o menos valor.

Si queremos recompensar a nuestro caniche lo mejor será acariciar la zona de la garganta, el mentón o el pecho.

Las recompensar con comida no son muy aconsejables, sólo en las fases de la educación más complejas.

Ejercicios

La educación del caniche depende de su grado de madurez. Los ejercicios básicos pueden empezar a partir de los 3 meses.

Al principio deben empezar como un juego y no debería pasar las dos o tres sesiones de cinco minutos al día. Más adelante podrían llegar a durar 20 minutos.

Es fundamental buscar un lugar tranquilo, donde su caniche no encuentre otras distracciones y una vez lo tenga asimilado en casa, repetirlos en zonas como parques, en presencia de otros perros y personas.

Sólo la repetición de estos ejercicios conseguirá el objetivo.